sábado, 22 de abril de 2017

ROSACRUCIANISMO





Muchos autores han sostenido que existía una estrecha relación entre el Rosacrucianismo y la Franc-Masonería durante el siglo XVII y las pruebas documentales, aunque no totalmente conclusivas, existen en número suficiente para sostener parcialmente dicha hipótesis. Por ejemplo, es curioso que tanto sir Robert Moray como sir Elías Ashmole, ambos los masones no-operativos más antiguos que se hayan registrado en Inglaterra (1641 y 1646 respectivamente), fuesen distinguidos estudiantes de Hermetismo y Alquimia. Pero es dudoso que durante el siglo XVII o antes haya existido una Orden o Fraternidad Rosacruciana verdadera dado que dicho nombre, por el contrario, fue utilizado para designar a estudiantes avanzados o a Adeptos del Hermetismo Cristiano y la Alquimia, desde fines de la Edad Media, cuya característica principal era el aislamiento y el trabajo solitario.

La idea de una Hermandad secreta de Rosa+Cruces es una cuestión propia de la Edad Moderna y parece haber sido originada alrededor de 1614 con la publicación de un opúsculo titulado Fama Fraternitatis des loblichen Ordens des  Rosenkreuzes, cuyo autor Johan Valentin Andreas describía detalladamente como, alrededor de 120 años antes, un viajero llamado Christian Rosenkreutz había tomado contacto, en Arabia, con una misteriosa fraternidad dedicada a la Alquimia, habiendo sido iniciado en la misma e instruído para transmitir las reglas y los conocimientos recibidos en Europa. Las afirmaciones vertidas en este opúsculo fueron tomadas literalmente lo cual provocó toda una corriente de viajeros y buscadores deseosos de encontrar a la elusiva fraternidad. Desde luego que la posibilidad de entender al opúsculo en un sentido simbólico y no literal quedó relegada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario