sábado, 13 de agosto de 2016

THE OPERATIVES






Contrariamente a las versiones malintencionadas originadas entre los dirigentes y propagandistas de la Masonería Moderna de 1717 ,la Masonería Antigua y Operativa estaba lejos de extinguirse a principios del siglo XVIII y la prueba de ello la constituye la sublevación de los Masones Antiguos (VIDE)  en 1751 dirigida por el masón  irlandés Laurence Dermott. Por otra parte, a principios del siglo XX, comenzaron a dejarse conocer los “Operatives”  nombre abreviado de la Worshipful Society of Freemasons, Rough Masons, Wallers, Slaters, Paviours, Plaisterers and Bricklayers, la cual es una antigua  Orden Masónica  heredera de las tradiciones anteriores a 1717  que había permanecido en total anonimato y sin  mantener ningún tipo de relación con la Masonería  Especulativa. Las cualidades necesarias para que un  masón especulativo o moderno sea admitido al 1er. Grado de la Society  es ser Maestro Masón, haber sido Venerable Maestro de una Logia, ser Maestro Masón de la Marca y ser Masón del Arco Real. Los “Operatives” poseen “Assemblages” en Gran Bretaña, Europa, EE.UU.  y Oceanía.

Desde el punto de vista conceptual, el binomio “Operativo-Especulativo” ha dado lugar a no poca controversia y confusión entre los especialistas tanto sean masones como no-masones. En efecto, con la aparición de la Masonería Especulativa o moderna en 1717, se generalizó la  opinión  de la “superioridad” de lo Especulativo sobre lo Operativo aduciendo  que el ingreso de miembros  provenientes de las clases más altas en las Logias masónicas daba a éstas un mayor  nivel cultural. El propio pastor James Anderson, el principal epígono de la Masonería Especulativa, se refería desdeñosamente a las Constituciones antiguas de la Masonería y las calificaba de “góticas” entendiendo por ello todo lo viejo y pasado de moda. Este pensamiento de superioridad de lo especulativo sobre lo operativo prevaleció durante todo el siglo  XIX  hasta que, en la primer mitad del siglo XX, el masón tradicionalista René Guénon, invirtió drásticamente el punto de vista desnudando la ingenuidad y superficialidad de dicha apreciación. Guénon sostenía que la Masonería Especulativa, tal como su nombre lo indicaba (speculum=espejo) , no era sino el reflejo de la auténtica Masonería Operativa que aunaba la teoría y la práctica de la construcción , mientras que la Masonería Especulativa sola poseía la teoría. La idea de que los Masones Operativos eran incultos picapedreros y por lo tanto inferiores a los “gentlemen-masons” ya había sido criticada por el Caballero Andrew M. Ramsay quien advertía que a la Masonería  “no se la debía considerar en un sentido grosero, burdo y material como si los que nos instituyeron  hubieran  sido simples obreros de la piedra.”
Además, René Guénon señalaba que, en la Edad Media y hasta el siglo XV aproximadamente, existía una Masonería Especulativa “en un sentido superior” una de cuyas últimas manifestaciones habría sido la Orden de los Caballeros-Masones Elegidos+Sacerdotes del Universo o sea la famosa “Vía Operativa” instaurada  por Martines de Pasqually en el siglo XVIII.
Una curiosa aplicación del concepto de “operativo” es la que surgió en ciertos medios de la Masonería Especulativa o moderna según  la cual una Logia “operativa” sería aquella que se constituye con un fin exterior preciso (político, cultural, educacional, etc.)  y que, una vez cumplido el objetivo, supuestamente  se disuelve.

1 comentario: