domingo, 8 de noviembre de 2015

GRAN MAESTRE





En la Masonería Operativa existen tres Grandes Maestres por logia, que representan, respectivamente, al rey Salomón, al rey Hiram de Tiro y a Hiram Abbi, el príncipe de los arquitectos con la aparición de las Grandes Logias a partir de 1717, se instituyó el cargo de Gran Maestre, que, en este caso, designa al jefe supremo de una Gran Logia, es decir, un grupo de logias que trabajan en una misma jurisdicción. El primer Gran Maestre de la Gran Logia de Londres fue Anthony Sayer, designado el 24 de junio de 1717. Le sucedió George Payne (1718), luego el Dr. J. Th. Désaguliers (1719), nuevamente George Payne (1720), luego el Duque de Montague (1721), etc. De esta fecha el Gran Maestre de la Gran Logia de Inglaterra es, tradicionalmente, un miembro de la familia real o, al menos, un par de Inglaterra. El término “Gran Maestre” no es específicamente masónico y durante la
Edad de Media se lo empleaba en toda función superior de un gremio, de una orden de caballería o religiosa. En la Masonería Operativa, dos de los tres Grandes Maestres ejercen sus cargos ad vitam, mientras que el tercero, que representa a Hiram Abbi, es renovado anualmente por medio de un ritual conmemorativo y fúnebre. Actualmente, en la mayoría de las Obediencias Masónicas, el cargo de Gran Maestre es renovable electivamente, pero en otras continúa siendo ad vitam. El símbolo distintivo del Gran Maestre es un Compás abierto a 45°, cuyas puntas tocan un segmento de círculo graduado y una placa dorada en cuyo interior está representado un cielo dentro de un triángulo, ambos radiantes (art. 79 de la constitución). El protocolo masónico le otorga el título de Muy Respetable Gran Maestre. El Gran Maestre de una logia es saludado con los llamados “Honores” (ejecución del Signo de Orden, Bóveda de Acero, Malletes batientes, etc.). Las Obediencias Masónicas exclusivamente femeninas poseen el cargo de Gran Maestresa.
                                                                                                                               J.F.Ferro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario