sábado, 24 de octubre de 2015

EL ILUMINISMO





Este concepto es equívoco ha provocado no pocas confusiones. En efecto, en los primeros tiempos del Cristianismo, se denominaba “iluminados” a los recién bautizados; pero, en el siglo XVIII español, la inquisición perseguía por herejía a la secta de los “alumbrados”.
En el ámbito masónico ocurría – y ocurre – algo semejante: en el siglo XVIII, el benedictino Antoine – Joseph Pernetty funda en Avignon su Rito de la Masonería Hermética, más conocido como los Iluminados de Avignon, cuyos objetivos eran totalmente espirituales e incluían la búsqueda de la Piedra Filosofal, recibir la “Santa Palabra” de los “espíritus angélicos” por medio de los rituales teúrgicos, y un culto a la Virgen en la cima de una pequeña montaña a la que bautizaron esotéricamente monte Thabor.

Sin embargo, en el siglo XIX, especialmente en las Masonerías latinas (Francia Italia, España, Portugal), se comenzó a alabar las “Luces de la Razón”, vaciando al término de su anterior significado y remplazándolo por el racionalismo imperante. Por otra parte, una mayor confusión surge con la aparición de los Iluminados de Baviera (Orden den Iluminaten), fundados por el ex alumno jesuita Adan Weishaupt, quien copió ciertas formas de la Masonería para organizar su grupo. Los Iluminados de Baviera carecían de filiación masónica, aunque luego ingresaron en ella algunos masones extremistas como el barón Knigge y Zwack, que planeaban complots “contra el Trono y el Altar”. La hipótesis de que los iluministas (racionalistas) habrían planeado, desde las logias, la Revolución Francesa es históricamente insostenible por asincronía manifiesta. Sin embargo, se sabe que en Italia hubo seguidores de los Iluminados de Baviera entre ciertos revolucionarios italianos, como el conde Filippo Strozzi, el abad Marotti, Constanzo de Constanzo y los Carbonarios.
Finalmente sería importante tener en cuenta la necesidad de distinguir ambas corrientes aludidas con dos términos diferentes: “iluminados”, para la línea dedicada a la búsqueda espiritual dentro de la Masonería del siglo XVIII (don Pernetty, Martines de Pasqually, Saint-Martin, de Maistre,etc.), e “iluministas”, para los seguidores de la filosofía profana del “Aufklarung” que, en el siglo XIX, se introdujo en la Masonería Latina.
                                                                                                                            J.F.Ferro

1 comentario: