sábado, 26 de septiembre de 2015

¿ QUIEN FUE HIRAM ?




La Biblia designa a varios personajes con este nombre: 1) Hiram, el último de los reyes de Edom, mencionado en la lista del Génesis 36,43 y Par. 1, 54. Solamente se conoce su nombre. 2) Hiram, rey de Tiro, aliado de David y amigo de Salomón. También es mencionado por el historiador judío Flavio Josefo (siglo I d.C.) en su tratado Contra Apion. 3) Hiram Abbi, hijo de un tirio y de una viuda de la tribu de Neftalí, fundidor y orfebre fenicio. Se le debe la fundición del llamado Mar de Bronce y de las dos Columnas del pórtico mencionadas en la Biblia. El primero de estos personajes es totalmente desconocido en la Franc-Masonería. Hiram de Tiro figura como el Segundo Gran Maestre de la

Masonería Operativa y también aparece en varios altos grados pertenecientes a diversos Ritos masónicos de mayor o menor difusión. En cambio, Hiram Abbi es una figura central de la Masonería.
El Libro de los Reyes relata que el rey Hiram de Tiro recomendó a Hiram Abbi ante Salomón como metalúrgico y orfebre. La tradición masónica lo convierte en arquitecto y constructor del Templo de Jerusalén. La dirección de los trabajos del Templo, la organización de los obreros en logias, las formas de pago establecidas, el asesinato de Hiram Abbi a manos de tres malos Compañeros, el ocultamiento y entierro del cadáver, el envío de masones fieles en su búsqueda ordenado por Salomón, los signos sustitutos, el descubrimiento del cuerpo, los aspectos del Compañerismo, etc., conforman la materia de la Leyenda del grado 3, la cual no figura en la Biblia ni en ningún escrito judío. Los verdaderos orígenes de esta Leyenda son oscuros y desconocidos, y han generado controversias entre los historiadores. Se ha afirmado que dichos orígenes se pueden rastrear en las representaciones dramáticas medievales, llamadas “misterios” y referidas casi siempre a alguna página de la Biblia, que se practicaban en las “guildas”. Para otros autores, la fuente de la Leyenda se encontraría en un relato árabe cuyo texto original se habría perdido.
Los escritores y eruditos masónicos ingleses Douglas Knoop y G. Jones la han relacionado con otra, conocida por la Masonería Operativa, en la cual el personaje central es el patriarca Noé, cuyos tres hijos exhuman su cadáver según un ritual de resurrección.
Todos los ritos masónicos practicados en la actualidad son unánimes con respecto a la Leyenda del 3, aunque ponen énfasis en aspectos diferentes. En su obra Le livre du Maître (pp. 80 y ss.), Oswald Wirth señala la analogía entre los tres malos Compañeros que asesinaron a Hiram y los tres enemigos interiores que atacan al verdadero espíritu masónico:

Desenmascaremos ahora a los asesinos de Hiram… En nombre de un racionalismo limitado, ellos reclaman la supresión de las formas y de los usos, de los cuales ya no distinguen la razón de ser. Su vandalismo se inspira en una lógica rígida y en un dogmatismo estrecho, cuya imagen es la Regla que se abate sobre la espalda de Hiram y le paraliza el brazo derecho [alusión al arma del primer asesino]. En efecto, privado de sus signos materiales de manifestación, el espíritu masónico se encuentra reducido a la impotencia… Pero la estrechez de corazón es peor aún que la de la inteligencia… ¿Qué pensar, entonces, de esos pretendidos masones que, creyéndose los únicos poseedores de la verdad masónica, odian a todos los que no piensan como ellos?... Infiltrándose entre otros, bajo cualquier disfraz que sea, el espíritu de sectarismo reduce a polvo el cimiento de nuestra fraternidad universal. Disocia las piedras del edificio pretendiendo tallarlas nuevamente con mayor exactitud. Es entonces con la Escuadra de sus concepciones particulares acerca de lo que es justo que los intolerantes, los sectarios y los fanáticos golpean el corazón del Maestro Hiram… Cuando la ignorancia y el sectarismo han hecho su obra, Hiram no tiene más que recibir el golpe de gracia. Aturdido, se derrumba bajo el Mallete de los ambiciosos. Éstos no sueñan más que en sacar partido, en su provecho, de una institución falseada, en vías de dislocación… La Franc-Masonería deviene, entonces, instrumento de una camarilla política acaparadora de poder o de una conspiración dirigida contra el interés general. Ésta es la muerte de la Masonería, de allí en más indiferente ante la suerte de su cadáver.

Es muy interesante la transposición que realiza Wirth acerca de los asesinos de Hiram al señalar su carácter interior, pues las observaciones superficiales siempre evidenciaron que los ataques al verdadero espíritu masónico provenían de la Ignorancia, el Fanatismo y la Ambición, considerados aspectos exteriores o profanos. Este autor, al sostener que ellos actúan en el interior de la orden, cambia completamente la perspectiva e ilumina aspectos muy a menudo silenciados que impiden que la Luz alumbre todos los rincones del Templo.
                                                                                                                               J.F.Ferro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario