domingo, 13 de septiembre de 2015

MIEMBROS DE HONOR





Las Obediencias Masónicas difieren con respecto a la designación de Miembros Honorarios. La Gran Logia Unida de Inglaterra no los reconoce, por ejemplo; sin embargo, alguna de sus logias particulares puede conferir la Membresía Honoraria a cualquier masón de esa Obediencia (o de otra reconocida por ella) en actividad. Esta designación no otorga la categoría de miembro activo, por lo cual el masón así designado no puede desempeñar ningún oficio en la logia ni tampoco votar. De hecho, la Membresía Honoraria solamente habilita para asistir a las Tenidas de la logia y compartir el Ágape Fraternal sin necesidad de ser presentado por un miembro activo o ser “retejado”. Los Estatutos de la Gran Logia de Escocia autorizan a recibir como miembros honorarios a masones
distinguidos y a Soberanos a partir de su nominación por el Gran Maestre, pero sin posibilidad de votar en la Gran Logia. Las Regulaciones de la Gran Logia de Irlanda no hacen mención del tema. Según el escritor masónico Albert G. Mackey, en los Estados Unidos se pueden designar miembros honorarios pero con todos los derechos de los miembros activos si los Estatutos de cada Gran Logia lo permiten. La diferencia entre un miembro afiliado y un miembro honorario radica en que el primero es cotizante y poseedor de todos los derechos, mientras que el segundo no cotiza y no posee derechos.
Algunas Obediencias Masónicas han llegado a confundir ciertas instancias de tal manera que han otorgado Certificados- iniciáticamente inválidos- a personajes ideológicamente, calificándolos como “masones honorarios”,  los cuales permanecen profanos y son miembros ficticios de la Masonería por no haber pasado por la iniciación, único modo posible de ser hecho masón.
Históricamente, la Masonería Operativa recibía miembros aceptados que no practicaban el oficio pero lo hacían por medio de la ceremonia correspondiente.
                                                                                                                               J.F.Ferro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario