sábado, 15 de agosto de 2015

AUSENCIA DEL VENERABLE MAESTRO





Diversas son las costumbres tradicionales para suplir la ausencia momentánea de un Venerable Maestro y permitir, entonces, que la Logia no interrumpa sus Trabajos. En la Masonería Operativa, en las Logias de Grado inferiores, normalmente actuaba como Maestro algún Compañero antiguo y adelantado en su instrucción al cual, usualmente se lo elegía antes de efectuar la Tenida entre los cualificados para ello. En las Masonerías Aceptada y Especulativa, cuyas Veneraturas son rotativas

por elección, la ausencia del Venerable se suple, tradicionalmente, por algún Venerable Maestro Pasado presente. En ausencia de estos, la Logia, es presidida por el Primer Vigilante o Guardián y en ausencia de este por el Segundo Vigilante o Guardián pero, en ninguno de los dos casos pueden ocupar la silla del Venerable Maestro debiendo dirigir los Trabajos desde sus bancas respectivas. En caso de ausencia del Venerable Maestro, ninguna iniciación puede ser realizada ni ningún Grado puede ser conferido a menos que un Venerable Maestro Pasado ocupe el Trono del rey Salomón.
                                                                                                                          J.F.Ferro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario