lunes, 8 de junio de 2015

DIMISIÓN EN LA MASONERÍA





Término utilizado para indicar el abandono de la actividad en una Logia. Se lo suele reemplazar por la expresión “pasar a sueño” en la suposición que un Masón puede estar activo (despierto) o inactivo (dormido) y que no existe la cualidad de “ex-masón”,según la expresión inglesa “Once a Masón, always a Mason” que significa “Masón una vez, Masón para siempre” aludiendo al carácter

imborrable de la iniciación. Los escritores anti-masónicos han sostenido que abandonar la Masonería exponía al dimitente a las peores represalias. Sin embargo, el Derecho Masónico, conjunto de normas tradicionales distinto de la ley civil, contempla el derecho a la dimisión, como también el retorno a la actividad, con causa justificada. La Ley Masónica considera que la iniciación es imborrable y por lo tanto un Masón que dimite, que es separado de su Logia (por falta de pago, en la gran mayoría de los casos) o aún es expulsado por falta muy grave (perjurio, por ejemplo) no se convierte nuevamente en “profano” y si, hipotéticamente, volviese a la actividad conservaría el Grado con que se retiró. No obstante parecería existir evidencia que, en la Edad Media, las Logias de Constructores castigaban severamente a los traidores aún con la muerte. La causa principal consistía en la divulgación de los secretos técnicos de la profesión o de los Modos de Reconocimiento secretos. Pero esta dura justicia foral no era privativa de los Masones y la compartían con los Carpinteros, los Vidrieros, los Forjadores, los Armeros, los Cerrajeros, los Constructores de Embarcaciones, etc..Con mucha mas razón, la ejecución de los traidores se practicaba en las Ordenes de Caballería. Al respecto, una tradición muy antigua recogida en ciertas ramas de la Masonería Caballeresca, cuenta que, poco antes de la disolución de la Orden de los Templarios, fueron ejecutados por ahorcamiento, en pleno Capítulo, dos traidores.
                                                                                                                         J.F.Ferro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario