sábado, 7 de marzo de 2015

LIBRO DE LAS CONSTITUCIONES





“Los Franc-Masones siempre han poseído un Libro en Manuscrito llamado el Libro de las Constituciones (del cual ellos tienen muchas copias muy antiguas remanentes) conteniendo no solo sus Deberes y Regulaciones, sino también la Historia de la Arquitectura desde el Comienzo del Tiempo;...  ...Pero ellos no poseían un Libro de las Constituciones en Prensa hasta que su Gracia el presente Duque de Montagu, siendo Gran Maestre, me ordenó leer los antiguos Manuscritos y digerir las Constituciones con una Cronología exácta.” Esto lo escribía el pastor James Anderson en su Libro de las Constituciones de 1738. Anderson se refería a los antiguos manuscritos denominados Old Charges y a la primera edición autorizada del  Libro de las Constituciones, redactado por él y

publicado en 1723 y que ha servido de modelo para las siguientes ediciones. Contiene una Historia de la Masonería desde la Creación hasta el año 1721, seguido por los Deberes (Charges) de un Franc-Masón, las Regulaciones Generales tal como fueran recopiladas por el Gran Maestre Payne en 1720, concluyendo con la Canción del Maestro, la Canción del Guadián (Warden) o Vigilante, la Canción del Compañero de Oficio y la Canción del Aprendiz Admitido. La versión del pastor Anderson de las Constituciones levantó severas críticas por parte de los llamados “Antient Masons” quienes publicaron su propio  Libro de las Constituciones que titularon “Ahiman Rezon” (vide). Los Masones Operativos, agremiados en la “Worshipful Society of Free-Masons, Rough Masons, Wallers, Slaters, Paviours, Plaisterers and Bricklayers”, también atacaron muy duramente a las “digestions”de Anderson afirmando que, más que un “revival” o renacimiento, se trataba de un “revisal”o desviación.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario