sábado, 6 de septiembre de 2014

¿ QUE ES LA FRANC-MASONERÍA ?

Denominación que recibe, en esta época, la iniciación obrera de los constructores. En efecto, se ha dicho que “han existido franc-masones desde siempre aunque no eran denominados con ese nombre.” Hasta la Edad Media europea, con algunas prolongaciones en el Renacimiento según el país, el Arte y la Ciencia de la Construcción era patrimonio exclusivo de los Gremios del Oficio que controlaban la enseñanza, la práctica, la supervisión, etc. de las edificaciones. En algunos idiomas modernos, la relación entre la Masonería y la Construcción se hace patente pues existe una sola y única palabra para denominarlas: Masonry
(inglés), Maçonnerie (francés), Massoneria (italiano), Maçonaria (portugués), etc. .En cambio, en idioma castellano, se utiliza la palabra “albañilería”, de origen árabe (al-bannah, el constructor), para designar al oficio de la construcción y a los constructores por lo cual la palabra masonería aparece un tanto desvinculada de los antedichos. Sin embargo una simple aproximación al simbolismo tradicional de la Masonería marca inequívocamente el origen constructivo del mismo y su universalidad (en efecto, sus símbolos básicos, Escuadra, Compás, Regla, Plomada, Cincel, Mazo, etc. aparecen en la Roma antigua, en la China, en la India en Pompeya, en la Grecia clásica y otras partes del mundo). La Franc-Masonería occidental, contrariamente a lo que generalmente se cree, no tiene una organización única y piramidal semejante al papado sino que , por el contrario cada país posee su propia Masonería independiente. Aunque , de todas las Obediencias Masónicas existentes, algunas sean modelos para otras por su importancia y significación ello no implica una organización monolítica y jerárquica de nivel mundial. Desde el punto de vista metodológico, es más correcto hablar de ‘las’ Masonerías en lugar de ‘la’ Masonería a secas pues apunta a distinguir las distintas dimensiones de un fenómeno de por sí complejo y distorsionado en su apreciación por cuestiones políticas, religiosas, ideológicas, etc. Por ejemplo, la consideración acerca de la existencia de diversos tipos de Masonería facilita la clasificación de las mismas en tres categorías ya clásicas: a) Operativa b) Aceptada y c) Especulativa. Sintéticamente, podría decirse que la primera categoría designa a la tradicional Masonería medieval que, dominando a la vez la teoría y la práctica del Oficio, efectivamente construyó las catedrales, castillos, conventos , fortificaciones, etc. .Autores masónicos como René Guénon han aludido a una Masonería Operativa “en un sentido superior” dedicada a “operaciones” espirituales, derivadas del Hermetismo Cristiano, y no a meras construcciones materiales. La segunda categoría designa a aquellos individuos que, sin practicar efectivamente el Oficio, eran iniciados en las Logias Masónicas como protectores políticos o espirituales: muchos reyes, príncipes, obispos y aún santos son mencionados como miembros “aceptados” de la Masonería. Finalmente, la tercer categoría designa a la Masonería moderna, surgida en 1717, que además de drásticas modificaiciones en el ritual antiguo y en los usos y costumbres, efectuó una trasposición del arte de la construcción real a una construción “ideal” en un sentido filosófico y moderno. Esta última categoría, por su propia naturaleza, llevaba en sí misma los gérmenes de la dispersión que ha dado lugar a muy diferentes modos de interpretar la Masonería, a menudo enfrentados entre sí. Conjuntamente con las tendencias modernizantes dentro de la Masonería han aparecido, inevitablemente por su lógica interna, las tendencias evolucionistas por las cuales se tendió a considerar que las tres categorías de Masonerías antedichas constituían tres “etapas” evolutivas y sucesivas del fenómeno. Sin embargo, la investigación objetiva concluye que los tres tipos de Masonería aludidos constituyen tres simultáneos aspectos de un mismo fenómeno y la aparición de uno de ellos no implica, de ninguna manera, la desaparición del anterior. Por ejemplo, no es cuestión discutible la coexistencia de los Operativos y los Aceptados, aún dentro de las mismas Compañías y Logias, pues existe suficiente documentación probatoria al efecto. La aparición de la Masonería Especulativa trae aparejada una doble confusión, no siempre casual ni carente de malas intenciones: a) Considerar que la creación de la Masonería Espeulativa moderna dio por terminada la existencia de la Masonería Operativa tradicional, lo cual es inexacto pues los Masones Operativos no desaparecieron sino que, simplemente, se ocultaron especialmente de los ojos de los Masones modernos a los cuales repudiaban; b) Considerar que la Masonería Aceptada y la Masonería Especulativa son expresiones sinónimas cuando, la realidad, la Aceptación es una práctica tradicional que acompañó, desde siempre, a la Masonería Operativa. El verdadero corte con el pasado ocurrió en 1717 con el surgimiento de un reflejo de la Masonería antigua (reflejo especular donde, como es natural, se invierten las polaridades...) que incluía a Operativos y Aceptados. Metodológicamente hablando, se podría definir a la Franc-Masonería como una Orden iniciática tradicional de Occidente, la última y única según René Guénon, entendiendo por “tradicional” la perpetuación de la misma, a través del tiempo, por medio de la transmisión ritual de un estado particular a cada nuevo miembro. Esta cuestión es de capital importancia para comprender la verdadera e íntima naturaleza de la Franc-Masonería. En efecto, la existencia y la esencia de la Orden Masónica depende exclusivamente de su cualidad iniciática, ritual y simbólica y no de los aspectos ideológicos, morales, políticos, etc. los cuales no son sino totalmente secundarios y cambiantes según las épocas, los países y las modas culturales; por ello, si la naturaleza íntima e irreductible de la Franc-Masonería está constituída por su cualidad iniciática, ritual y simbólica, todo intento de simplificar, resumir o abolir su ritualismo tiende a la desaparición de su principal rasgo distintivo y a su asimilación sea a una sociedad de beneficencia, un partido político, un círculo de pensadores, etc.. En consecuencia, si se quita la condición tradicional (transmisional) a la Franc-Masonería, ésta podrá evolucionar hacia otro tipo de grupo social; obviamente, a condición de dejar de ser Franc-Masonería.
Jorge F.Ferro

No hay comentarios.:

Publicar un comentario