viernes, 19 de septiembre de 2014

DANTE ALIGHIERI Y LA INICIACIÓN OCCIDENTAL

I. Primera Parte: Quién era Dante?:

    Era un gran poeta pero también era un gran iniciado … Cierra el universo simbólico de la Edad Media, así como Shakespeare abre la Edad Moderna con su temática. Su vida y su obra abarcan los siglos XIII y XIV.

    Es contemporáneo del auge y la caída de los Templarios: según cierta tradición oral, fue testigo de la ejecución, en la hoguera, de Jacques de Molay, el último Gran Maestre templario y sus Compañeros en la Isla de los Judíos en el Sena. (1314 d.C.) pues para esa época estaba en París.

    Además, así como Martín Lutero fija el idioma alemán con su traducción de la Biblia y Shakesperare fija el idioma inglés, Dante fija el idioma italiano con la “Commedia”.



    Dante tituló su gran poema como la “Commedia” a secas que no significaba lo que “comedia” significa para nosotros. En efecto, el sentido medieval de dicha palabra era lo que hoy entendemos por “drama”: se trataba del “drama del mundo”. Posteriormente, sus admiradores la calificaron de “divina”.

    También fue un científico de su época y un político enlistado entre los Guelfos moderados, una de las facciones políticas enfrentadas en la Querella de las Investiduras: el Emperador enfrentado el Papa.

    Además, era un taumaturgo altamente realizado: cuando murió, la Divina Comedia estaba inconclusa por algunos cambios que había introducido en el final a causa de la muerte de Jacques de Molay. A ocho meses de su muerte, se le presentó, en un sueño, a su discípulo Piero Ravignani y le indicó en qué nicho de un muro de su casa, estaba escondido el final del libro. Revignani corrió a la casa de Dante y junto con el hijo Jacopo hallaron los Cantos faltantes. Algo semejante ocurrió con la muerte de Martines de Pasqually quien falleció en el actual Haití, en el siglo XVIII, y se la apareció a su esposa en París el mismo día de su muerte .

    Era dignatario de organizaciones iniciáticas templaristas: la Fede Santa y los Fedeli d’Amore.

    La F.S. era una tercera orden templaria y caballeresca. Poseía el título de Kadosh (Puro) de la F.S. que se conservó hasta hoy como un Grado masónico-templario. En el Museo de Viena hay una medalla con la cara de Dante en un lado y en el otro la sigla F.S.K.L.P.F.T. que significa “Fidei Sancta Kadosh Imperialis Principatus Frater Templarius"

    Los Fedeli d’Amore era un grupo de poetas que solo hablaban en verso.
Había una tarika sufí persa que tenía exactamente el mismo
nombre y que decía conocer el “Lenguaje de los Pájaros” que
era una ciencia derivada del Hermetismo aplicado al lenguaje,
procedimiento semejante a la Notárica y la Guematría de la
Cábala hebraica.
    Eran miembros de los Fedeli d’Amore los poetas del dolce stil
nuovo: Cino da Pistoia, Dino Compagni, el Cardenal Francesco
da Barberino, Guido Cavalcanti, Andrea Capellanus, Brunetto Latini el iniciador de Dante, Boccacio, Petrarca, hasta llegar a Torcuato Tasso (1595) autor de la Jerusalén Liberada y Luiggi Ariosto autor de Orlando Furioso.

    En la Divina Comedia, Dante nos da una importante advertencia acerca de la existencia de una doctrina secreta en esa obra. En efecto, en el Infierno, Canto IX, versos 61-63 dice claramente:

“Oh, vosotros que tenéis el intelecto sano, ved la doctrina que se esconde bajo el velo de los versos extraños …”

    El “Intelecto sano” dantesco es la inteligencia trascendente, la Inteligencia del Corazón y no la del cerebro …Es importante señalar que existen muchas similitudes con las doctrinas del Raya-Yoga del Hinduismo …

oOo

II. Segunda Parte : el sendero iniciático de la Divina Comedia

    Dante hace coincidir el comienzo de su relato con su cumpleaños número 35, en la Luna llena de la Semana Santa del año 1300, diciendo: “Llegando a la mitad del camino de la vida” estaba “perdido en un bosque salvaje” y así se plantea la búsqueda del Sendero Iniciático como su destino en la vida.
    Debe vencer a tres obstáculos bajo la forma de tres bestias: la pantera, el león y la loba antes de llegar a Jerusalén porque debajo de la cual están las puertas del Infierno y allí debe comenzar su camino de purificación.
- El poeta-iniciado nos lleva a través de los Tres Mundos:
Infierno, Purgatorio y Cielo, que no es sino otra denominación
de Cielo, Tierra e Infierno. Así, las tres partes de la Divina
Comedia coinciden con los Tres Mundos tradicionales.
    Dante comienza el descenso por los nueve círculos infernales que van profundizando la gravedad de los pecados que se castigan en ellos.

    En este viaje, su guía es el poeta latino Virgilio quien, en su época, tenía fama de mago, astrólogo y taumaturgo. En su Egloga VI anuncia el nacimiento de un dios algunos años antes del nacimiento de Cristo.

    En la Vía Religiosa, la purificación se realiza por defecto: se
prohiben determinadas acciones. En cambio, en la Vía
Iniciática la purificación se realiza por agotamiento o por exceso
de las posibilidades inferiores. Obviamente, que este exceso
NO se realiza en la práctica cotidiana sino simbólicamente a
través de los ritos iniciáticos purificatorios.

    Atravesando los nueve círculos infernales llega al centro de la Tierra y enfrenta a las patas del Diablo quien aparece bajo la forma de un demonio peludo y bestial.
- Dante comienza a descender por los pelos de las patas del
Diablo hasta llegar a su ombligo y allí SE DA VUELTA
poniendo sus pies en su cabeza y su cabeza donde están sus
pies.

    A partir de ese momento, deja de descender y comienza a ASCENDER … Es decir, invierte la polaridad de su viaje … Este relato tiene similitud con ciertos ritos masónicos propios de la Maestría.

    De esta manera, deja los nueve círculos del Infierno habiendo
recorrido la totalidad de las posibilidades inferiores del Ser: el
Ínferos …
    Dante trepa por la otra mitad del cuerpo del Diablo hasta salir a la superficie de la Tierra o sea que abandona el Mundo Infernal y pasa al nuestro pero en las antípodas de Jerusalén.
- Cuando sale, lo primero que ve son cuatro estrellas y dice. “vide
quattro Stelle, quattro Luce sante …” . Dante refiere que son las
estrellas que vieron “los primeros hombres” … aludiendo al
estado edénico o paradisíaco.

    La interpretación generalizada es que se trata de la Cruz del Sur constelación desconocida, en el Hemisferio Norte, en la época de Dante. Cómo sabía el poeta de la existencia de la Cruz del Sur? Sería por los navegantes templarios que habrían llegado a América en secreto? …

    El poeta-iniciado se encuentra ante la Montaña del Purgatorio que, a diferencia del Infierno, no tiene nueve círculos sino siete. Esta montaña tiene la forma de un cono trunco y en su cima, obviamente de forma circular, está el Paraíso Terrenal.

    Dante comienza a trepar por los siete círculos que implican siete etapas de purificación sucesivas.
- Pero, en este caso, lo guía Beatriz, la Luz para el poeta que
juega con la existencia real de Beatriz Portinari con el símbolo
de la Iluminación Espiritual. La tradición esotérica refiere que
Dante recibió nueve veces la Iluminación a lo largo de su vida.

    El poeta alcanza el séptimo y último círculo de la Montaña del Purgatorio y se encuentra en el Paraíso Terrenal (Agartha, Shamballa, Avalon, Isla de Bienaventurados, Montaña de los Profetas, etc.) lo cual significa que alcanzó la Perfección del Estado Humano recobrando el estado edénico anterior a la Caída … Pero aún permanece en el estado individual humano.

    Según la tradición, Adán y Eva poseían la Ciencia Infusa, no estaban sometidos a la enfermedad y la muerte, no debían trabajar, gozaban de primavera eterna y hablaban con Dios cara a cara …

- En la terminología de los Misterios Egipcios y Greco-Romanos, Dante había culminado los Misterios Menores. En la terminología religiosa cristiana, había logrado la Salvación.

    Le queda por delante la etapa principal del Sendero Iniciático: la Liberación, la Deificación, la Identidad Suprema con Dios …

- El Paraíso Terrenal linda directamente con el Primer Cielo: el
de la Luna que tiene un aspecto benéfico (Diana) y uno maléfico
(Hécate) …

    Para comenzar el ascenso por los nueve Cielos, Dante necesita cambiar de guía y aparece como tal San Bernardo de Claraval, el padre espiritual de los Templarios.

    El Poeta-Iniciado debe ascender los primeros Siete Cielos
Planetarios de la mano de San Bernardo, a saber: la Luna,
Mercurio, Venus, Sol, Marte, Júpiter y Saturno abandonando
gradualmente, en su recorrido, los condicionamientos del
estado individual humano.

    En su ascenso, Dante encuentra “seres colectivos” formados por miles de almas o sea seres formados por almas de seres humanos muertos y ascendidos reunidos por afinidades comunes y vibración semejante.

    Con esta imagen simbólico-literaria, Dante nos señala un aspecto específico de la Doctrina Secreta que expone en su obra: la superación del estado individual humano en la vía de la Liberación, destino final y culminación del Sendero Iniciático.

    Habiendo pasado el cielo de Saturno, Dante se interna en el octavo Cielo, el de las Estrellas pero ya sin la asistencia de San Bernardo, librado a su propia guía pues, habiendo alcanzado dicho Grado de Realización, ya no es posible el error.

    Atravesado el octavo Cielo, el Poeta-Iniciado accede al Noveno
Cielo: el Empíreo donde hay una Cruz inmensa con una Rosa en
su centro. Es el motor inmóvil aristotélico. De este modo,
culmina el viaje iniciático de Dante logrando la identificación
conciente con Dios.

oOo

III. Tercera Parte: El simbolismo templario, Rosa+Cruz y masónico en la Divina Comedia

    El universo simbólico de Dante, especialmente en la Divina Comedia y en la “Vita Nuova”, reúne los principales símbolos que pertenecerán, décadas después, a diversas órdenes y fraternidades iniciáticas tradicionales de Occidente.

    Así vemos, por ejemplo, la utilización por parte del poeta-iniciado de los colores blanco, verde y rojo que, si bien aluden claramente a las Tres Virtudes Teologales de Fe, Esperanza y Caridad, también son los colores herméticos correspondientes a los tres reinos de la Naturaleza: mineral, vegetal y animal-hominal.

    Además, esos tres colores pasaron luego a ser los colores
emblemáticos de toda la Masonería Escocesa.

    En su viaje, Dante debe atravesar tres escalones de esos colores que están custodiados por un ángel armado con una Espada Flamígera que pasará a ser un elemento propio de las Logias masónicas y rosacrucianas.

    Dante alude discretamente a la Orden del Templo cuando, en la boca de Beatriz, (Paraíso, Canto 30, versos 127-129) le señala al poeta-iniciado:

“Como aquél que calla pero decir quiere,
me señala Beatriz y dice: mira cómo es
el convento de los blancos mantones.”

    El rey de Francia, Felipe el Hermoso, destructor de los Templarios, es descripto (Purgatorio, Canto 20, versos 91-93) en estos términos despectivos:

“Vea al nuevo Pilatos tan cruel
que, insaciable y sin decreto,
echa sobre el Templo su codicioso velo.”

    Luego de la destrucción de la Orden del Templo, ciertas órdenes y fraternidades trataron de mantener, en la medida de lo posible, el espíritu y la iniciación de los Templarios.

    Algunas de ellas tomaron como distintivos la Rosa y la Cruz que aparecía en el Empíreo dantesco. Precisamente, todo indica que el Rosacrucianismo auténtico se origina en la Orden de la Fede Santa de la cual Dante era dignatario con el título de Kadosh que, siglos más tarde, aparece como un Grado de la Masonería Escocesa.

- Dante describe elípticamente (Paraíso, Canto31, versos 1 a 3)
al surgimiento del Rosacrucianismo de entre las ruinas del
Templo:

“Así, en forma de cándida rosa,
se me mostraba la Milicia Santa
que, en su sangre, Cristo hizo esposa.”

    Así, la rosa blanca (cándida) se une al rojo de la sangre que baña la cruz que dando definido el símbolo de la Rosa+Cruz.

    En su viaje iniciático por los siete Cielos planetarios, Dante encuentra ciertos símbolos formados por seres colectivos que, siglos más tarde, aparecerán como típicos de ciertos Grados masónicos y rosacrucianos.

- Estos símbolos celestiales son:

. la Cruz roja templaria en el cielo de Marte, el Dios de la guerra
. el Aguila en el cielo de Júpiter, símbolo de la justicia y del Sacro-Imperio Romano-Germánico que Dante defendía como formación política que expresaba la unidad del Cristianismo.

. la Escala en el cielo de Saturno como otro símbolo del Eje del Mundo que une todos los estados de la Manifestación Universal.

    Otro de los símbolos tradicionales que menciona Dante es el Pelícano (Paraíso, Canto XXV) como emblema de Cristo:

“He allí aquél que reposa
sobre el seno de nuestro Pelícano,
fue él a quién Jesús,
desde lo alto de la cruz,
eligió para el gran deber.”

    La Cruz roja templaria figura en varios Altos Grados de la Masonería Escocesa en sus diferentes Ritos. Su utilización es explícita en lo que se refiere al Templarismo masónico escocés.

    El Aguila es uno de los símbolos del Grado masónico de los Jueces- Caballeros Kadosh.

    El Aguila, junto con el Pelícano, forman uno de los títulos tradicionales que ostentan los Soberanos Príncipes Rosa+Cruz de Heredom de Kilwinning, o sea, Caballeros del Aguila y el Pelícano dado que el Pelícano es el símbolo de Cristo y el Aguila es el símbolo de San Juan Evangelista.

    La Escala figura entre los símbolos de la Maestría Masónica
antigua y fundamentalmente también aparece entre los
símbolos del Grado de Jueces-Caballeros Kadosh.

    Con respecto a la doctrina secreta de los “Fedeli d’Amore”
Templarios, Dante nos da un precioso indicio en su libro “La Vita Nuova” donde afirma:

“En este punto, verazmente digo que el espíritu de la vida
habita en la secretísima cámara del corazón.”

Esta afirmación tiene un correlato estricto con las doctrinas hindúes del Raya-Yoga que sostiene que la chispa divina, el Espíritu Universal habita en el corazón del hombre y esté simbolizado por el sol en el corazón.                                                        

                                                                                                                                Jorge F.Ferro

BIBLIOGRAFIA

    Guénon, René: “El Esoterismo de Dante” (www.hrdm.com.ar)
    Guénon, René: “Comptes Rendus” (Recensiones Bibliográficas)
    Guiberteau, Philippe : « L’Enigme de Dante », Desclee de Brouwer, Francia.
    Ricolfi, Antonio : « Studi sui Fedeli d’Amore », Bastoggi, Italia.
    Alessandrini, Mario: “Dante, Fedeli d’Amore”, Atanor, Italia.
    Terenzoni; Angelo: “L’Ideale Teocrático Dantesco”. Alkaest, Genova

No hay comentarios.:

Publicar un comentario