lunes, 11 de agosto de 2014

LA POLARIDAD EN EL TRABAJO MASÓNICO




En el aplomo al candidato, dice y repite el encargado de dicha tarea que, la masonería es una comunidad de libre pensadores, que la masonería tiene entre sus características principales ser a-dogmática, para ingresar es requisito excluyente ser libre pensador, las opiniones y creencias son y serán respetadas sin cuestionamiento alguno.


Ahora bien, por que si somos libre pensadores, a-dogmáticos, etc., debemos obligatoriamente concurrir a las tenidas, debemos sentarnos de determinada manera, debemos solicitar la palabra en determinados y exactos momentos del ritual, caminar de tal forma, responder obligatoriamente a preguntas que se nos formulan, hasta es obligatorio responder preguntas con determinada respuesta.
Estamos frente una contradicción?, no.
Estamos frente a la polaridad del trabajo masónico, a la dualidad del trabajo mismo.
Trataremos de aclarar este tema sobre lo que llamamos la polaridad del trabajo masónico
Mario Bunge nos habla del “problema inverso”.
El problema inverso es el que va del efecto a la causa.
El problema inverso es buscar un ciervo en el bosque, seguimos las huellas, vemos el pasto arrancado, sabemos para donde va, donde comió pero no vemos al ciervo.
Otro ejemplo de “problema inverso” es buscar petróleo. El geólogo supone que el petróleo está, no sabe donde, ni a que profundidad, que cantidad puede tener el yacimiento, etc..
Ahora, cuando el geólogo encuentra petróleo, como extraerlo, como lo transportarlo, como y cuando debe ser refinado, esto corresponde al ritual positivo del problema petróleo.
Nos dice Bunge, que no existe algoritmo, ni formula matemática que pueda aplicarse para solucionar el problema inverso.
Vemos que el trabajo tiene: una problemática inversa- esotérica (buscar petróleo) y una positiva-exotérica (el refinamiento del petróleo ya encontrado, etc.), esta dualidad no es contradictoria, es complementaria, es la polaridad del trabajo.
Veremos en todas las actividades laborales existe la polaridad directa-indirecta; positiva-negativa, la dualidad que representa el damero está también en el trabajo masónico y profano.
El ritual muestra claramente la dualidad del trabajo, muestra ésta aparente contradicción.
En el trabajo en logia -y también en el trabajo profano- alternamos continua y constantemente con la polaridad laboral. El trabajo directo se debe realizar con herramientas reales (mazo y cincel) y el problema inverso se debe realizar con herramientas esotéricas.
La existencia de la polaridad debemos conocerla, reconocerla, aceptarla y finalmente manejarla en bien del trabajo, de sus artífices y de la Obra misma que se debe realizar.
Cuando se pasa del trabajo positivo-directo al trabajo inverso-esotérico, todo cambia, el ritual masónico contiene ambos tipos de trabajo.
Paso a paso, de instante en instante debemos verlo, reconocerlo y comprenderlo.
Desconocer o no respetar estas reglas, estas diferencias produce alteraciones graves en el trabajo, en su resultado y en la psiquis del trabajador.
Dicho de otra manera, cuando al trabajo directo aplicamos normas del trabajo inverso el resultado es frustrante, incorrecto y cuando debemos realizar trabajo inverso (buscar el ciervo) y pretendemos hacerlo con las reglas, normas y método del trabajo directo el fracaso es contundente.
La modernidad, la fabrica, la automatización, la línea de montaje, le quita al individuo la posibilidad de realizar trabajo inverso (buscar el ciervo). Todo está hecho, todo debe hacerse de tal o cual manera ya pautada, ya establecida, es solo trabajo directo, nada de esotérico, cuidadito de pensar por sí mismo. Irónicamente Roberto GRELA nos dice en su tango “Las Cuarenta”

... Aprendí que en esta vida hay que llorar si otros lloran
y, si la murga se ríe, hay que saberse reír;
no pensar ni equivocado... ¡Para qué, si igual se vive!
¡Y además corres el riesgo de que te bauticen gil!

La masonería realiza ritualmente trabajo directo: talla la piedra, escuadra el templo, plomada y nivel, pero también sabe del trabajo inverso (la búsqueda del ciervo, la búsqueda de la palabra, etc.), el trabajo esotérico, lo que está oculto en el símbolo.
El trabajó directo y su complemento el problema inverso es lo que llamamos la polaridad en el trabajo masónico.                                                                                  Asclepios 




2 comentarios:

  1. Sumamente ilustrativo para la comprension de la dualidad del trabajo masonico, que ilustra el principio de la polaridad como ley hermetica, el trabajo inverso efecto causa esoterico es el que debemos comprender para entender y desarrollar masonicamente
    Augusto Alvarez

    ResponderEliminar